Mensaje del Arcángel Miguel – LAS BENDICIONES SON TUYAS

Mensaje del Arcángel Miguel – LAS BENDICIONES SON TUYAS

Mensaje del Arcángel Miguel – LAS BENDICIONES SON TUYAS

LAS BENDICIONES SON TUYAS

Ahora, es quizás ese tiempo donde más debas expresar tu humildad ante la magnificencia del Cielo, su bondad, su compasión, su amor ilimitado hacia ti. Es tiempo de reconocer todas esas bendiciones que te han sido otorgadas, incluso esas que tal vez se te concedieron y no gracias precisamente a tu esfuerzo o tu trabajo. Sentir ese sobrecogimiento abrochado por gratitud nacida de la humildad y del amor que hay en tu corazón, es la llave de apertura para recibir las que están por llegar para ti.

Sin embargo, debes tener un punto de reflexión. No puedes seguir en la misma zona en la que estás, haciendo lo mismo de siempre y esperando que pasen cosas distintas porque sabes bien que eso no será así.

El cielo está tocando a tu puerta, te está dando las claves para abrir la cerradura que libera una afluencia infinita de bendiciones hacia ti. Pero eres tú, solo tú, quien debe tomar esa llave, introducirla en la cerradura y girarla para que se abra la puerta. Si tu no tomas decisiones, si tu no haces cosas diferentes, si tú no te entregas con plenitud y totalidad te estarás negando a ti mismo-a lo que ya de mano se te concedió.

Mírate al espejo, mírate bien. Mírate y reconoce a alma que te habita, reconoce a la chispa de la divinidad que hay en ti, reconoce  a esa persona valiosa que eres y que merece que la trates de manera distinta.

Amarte lleva implícito el dejar de hacer cosas que no te hacen bien, el dedicarte tiempo a ti, tiempo de calidad, para mimarte y quererte, para reconocerte y reconocer tus propias necesidades.

Amarte lleva implícito el dejar de lastimarte a ti mismo con todas esas cosas que te haces, y que permites que te hagan, que hieren lo más profundo de tu ser.

Amarte te lleva a dejar de abandonarte, siempre poniendo excusas porque hay cosas que tu consideras que tienen más importancia que tú, cuando realmente, no es así, nada ni nadie en este mundo o en este universo, tiene más importancia que tú, porque cuando te tienes en cuenta, cuando cubres tus carencias y tus necesidades, eres mejor en todo sentido y eres capaz de ayudar a los demás en sus carencias y necesidades siendo ciento por ciento tú.

Amarte, requiere que dejes de criticarte duramente a ti mismo, que dejes de mentirte y de humillarte, que dejes de maltratarte en todo sentido, que dejes de restringirte reduciéndote a una cosita pequeña cuando en realidad, tu has nacido para ser grande, para dejar que tu alma brille, para amar y ser amado, para respetar y ser respetado, para valorar y ser valorado.

Pero todo comienza por ti. Es necesario que sientas ese amor puro, genuino en ti hacia ti mismo.

Es necesario que te enamores de ti mismo con locura, que te ames con toda tu alma, quizás como nunca antes te has amado.

Solo cuando te amas de esa manera, encuentras en tu camino almas que te acompañan compartiendo su felicidad contigo, que se aman tanto a si mismas como tu lo haces contigo y entonces, es cuando se obran milagros de verdad.

Es tiempo de terminar esas sinfonías que se repiten una y otra vez, experiencias y situaciones que vuelven y vuelven y vuelven porque nunca las terminas de manera definitiva y siempre te queda algo pendiente, y ya es tiempo de tomar acción y dar pasos distintos.

Y ahora es tiempo de dar esos pasos, porque si los das, es como si sintieras que la buena suerte camina de tu lado, como si los obstáculos se diluyeran y todo lo que te ha frenado hasta ahora desapareciese.

Tienes que saber estar preparado para reconocer ese momento, esas oportunidades y aprovecharlas. No dejes que pasen de largo una vez mas y ante tu pasividad, dejes de tomar iniciativas y no aceptes esas bendiciones que se te otorgan.

Comparte. Comparte siempre un poco de lo que recibes. Lo que das, recibes y para recibir hay que dar. Eso asegura el flujo constante de bendiciones en tu vida.

Comparte tus dones. Cuanto más los compartas mas recibirás también.

Estas destinado a evolucionar, a transformarte, pero este camino no lo harás en soledad, no estarás solo o sola, y es por eso que debes tener una actitud de apertura a permitir que otros te ayuden, te sostengan o te acompañen. Es tiempo de sanación y superación, por eso ámate, siente amor por ti, porque solo desde ese amor genuino entenderás qué cosas no debes permitir más en tu vida, qué cosas debes soltar, qué cosas deben formar parte de tu ahora y qué decisiones debes tomar para mejorar y progresar.

Recibe un abrazo muy fuerte con lluvia de Bendiciones del Cielo para ti.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Y también en Facebook

 

Estamos tambien en:

TELEGRAM INSTAGRAM

 









Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: